Un clásico de siempre en mi ciudad que, como el buen vino, mejora con los años. La música, excepcional, con todo el gusto que demuestra la experiencia y el buen criterio, los cóckteles exquisitos, y los camareros simpatiquísimos.

Isabel Cabrera